Dominios.

Elegir un nombre de dominio puede parecer una tarea sencilla. No obstante, es muy probable que el elegido no sea el más adecuado. No te asustes, con un poco de sentido común y algunas claves conseguirás el dominio perfecto para tu página web.

Existen algunos factores que debes tener en cuenta al elegir el dominio para tu web.

El factor humano es lo primero.

El principal motivo por el que se inició el sistema de nombres de dominio es para que las personas que busquen un determinado servicio o página web, no tengan que recordar la dirección IP del servidor donde se guarda la página web que contiene la respuesta a su búsqueda.

Intenta que tu dominio sea sencillo de recordar para las personas.

Simplemente basta con escribir el nombre del servicio en el navegador y se obra el milagro de los nombres de dominio.

Por ese motivo, tu dominio tiene que ser fácil de recordar, deletrear y transmitir sin posibilidad de error por las personas que te visitarán. Más adelante te daremos algunos consejos para encontrar el nombre de dominio ideal.

¿Qué es y para qué sirve el dominio de tu página web?

Seduce a Google con tu dominio.

El posicionamiento SEO, o cómo hacer que a Google le guste más tu página web que la de tu competencia, es la segunda razón (algunos opinan que es la primera) por la que debes tomarte un tiempo prudencial para considerar el nombre de tu dominio.

Aunque es cierto que en los últimos tiempos el dominio de una página web ya no tiene tanto peso en el SEO como antaño para posicionar tu web por encima de otras de temática similar, cada detalle cuenta. Y en lo referente a posicionamiento SEO, esos detalles pueden marcar la diferencia entre aparecer en la ansiada primera página del buscador o no.

Comprueba que tu dominio esté disponible.

Google tiene en cuenta, en mayor o menor medida, las dos partes que forman tu dominio: el nombre del dominio y la extensión de dominio.

Tu dominio debe aportar información sobre tu actividad.

Elige el nombre de dominio adecuado.

Desde el punto de vista de los usuarios que te buscarán en internet, lo mejor es usar el sentido común y ponerte en su lugar, pero teniendo muy en cuenta el objetivo que quieres conseguir con tu página web. ¿Tú cómo te buscarías a ti mismo en un buscador?

Tu dominio es tu marca.

Si el proyecto web que vas a iniciar ya tiene una marca offline consolidada y perfectamente identificable por tus clientes, ese podría ser tu nombre de dominio. Dado que previamente ya gozas de un cierto reconocimiento como marca, tus clientes potenciales bien podrían buscarte directamente por el nombre de tu marca.

Si tu página web está destinada a potenciar tu marca personal como profesional o se trata de un blog personal, tu dominio puede ser tu propio nombre. De ese modo, cuando alguien busque información sobre ti, el dominio con tu nombre prevalecerá sobre otras webs que pudieran hablar de ti.

Aunque en esto del posicionamiento SEO, como ya hemos comentado antes, además se tienen en cuenta muchos otros parámetros.

Si ya tienes una marca puedes usarla como nombre de dominio.

Dominio basado en palabras claves.

Otra opción para conseguir un buen nombre de dominio es incluir palabras claves que te cataloguen de forma inequívoca en un determinado sector o actividad.

Por ejemplo, si en tu página web vas a vender piruletas, puedes utilizar como nombre de dominio vendopiruletas indicándole así tanto a Google como a tus visitantes qué van a encontrar en tu página web.

Dominios combinados.

Existe una tercera opción que consiste en la combinación de las dos anteriores. Utilizar el nombre de tu marca y alguna de las palabras clave de tu actividad, aunando lo mejor de los dos mundos.

Siguiendo con el ejemplo de la tienda de piruletas, podrías elegir algo así como piruletasjuanito. De esa forma indicas a Google que en tu página web encontrará contenido sobre piruletas, cosa que te beneficia con las búsquedas genéricas, y serás fácilmente identificado por los clientes que te buscan por tu marca por tu nombre.

El nombre de dominio es importante para el posicionamiento SEO

Algunos consejos para elegir el dominio adecuado.

Tras decidir el tipo de dominio que quieres para tu página web, llega el momento de hacerlo atractivo y que sea fácil de recordar.

· Intenta que sea lo más corto posible para que sea fácil de recordar y asociable a tu página web. Es recomendable que el nombre de tu dominio tenga entre 8 y 12 caracteres y que sean palabras completas. Es más sencillo de recordar computerhoy que cmptrhoy y, además, se evitan errores de transmisión. Es decir, que si alguno de los usuarios que te visita le quiere recomendar tu página a un amigo, no tendrá problemas a la hora de escribirla en el navegador y no hay riesgo de que le falte alguna letra al escribir tu dominio.

· No utilices palabras raras ni complicadas. De nuevo, el objetivo debe ser que tu dominio sea fácilmente recordado. Por ello, lo mejor es utilizar palabras sencillas y directas.

· Evita usar números, mayúsculas, guiones, o caracteres específicos. En la medida de lo posible, evita los números, a no ser que formen parte de tu marca. Su uso puede llevar a equívoco cuando se transmite, ya que quien escucha puede interpretar que en lugar de incluir un número es en formato texto. Lo mismo sucede con las mayúsculas, los guiones o caracteres específicos como la ñ.

· Evita juntar la misma letra consecutivamente. Evita repetir consecutivamente la misma letra. Esto puede dar lugar a confusión a la hora de escribir correctamente el dominio. Por ejemplo: Es mejor elegir fruteriasangel que fruteriaangel.

· ¡Cuidado con los dobles sentidos! No acostumbra a pasar pero, sin darte cuenta, puedes crear un juego de palabras que convertirá tu dominio en el hazmerreír de toda la red.

La extensión del dominio también cuenta.

La extensión del dominio o, usando su nombre técnico correcto, el dominio de nivel superior, es el encargado de catalogar tu web en la red y facilitar la estructuración de internet. Por lo tanto, los buscadores también lo tienen en cuenta a la hora de mostrar tu página web ante una búsqueda.

Llegados a este punto debes plantear qué objetivo quieres conseguir con tu web, ya que parte de ese éxito podría recaer sobre la extensión de dominio elegida.

La extensión del dominio permite catalogar tu web en una categoría.

Tipos de extensiones de dominio.

No todas las extensiones de dominio son iguales ni se obtienen los mismos resultados a nivel de posicionamiento SEO. Optar por una u otra será vital en el posicionamiento de tu web.

Lo ideal sería utilizar siempre dominios genéricos de alto nivel (gTLD) como son los .com, .net, etc.

Este tipo de dominios no tienen ningún tipo de restricción, ni territorial, ni de actividad.

Por lo tanto, puedes utilizarlos independientemente de la actividad que desarrolles en tu página web o del país en el que quieras desarrollarla.

No obstante, esto también tiene sus inconvenientes. Como dice el refrán, quien mucho abarca, poco aprieta.

Al no estar catalogado en una actividad concreta, ni vinculado a un territorio, los buscadores como Google lo ponen en “un gran saco mundial” en el que, aunque tú solo quieras vender piruletas en Madrid, tendrás que pelearte por aparecer mejor posicionado que una frutería de México DF.

Los dominios territoriales.

Si no tienes intención de internacionalizar tus productos, tal vez te resulte interesante centrarte en los potenciales clientes que viven en tu misma ciudad, provincia o país.

Para ello existen los dominios territoriales como los .es (para España), .cat (en Cataluña) o los recientemente aparecidos .gal (para Galicia) y .eus (para Euskadi).

Los dominios territoriales permiten un mejor posicionamiento local.

Para poder acceder a estos dominios debes cumplir una serie de requisitos. Por ejemplo, uno de los requisitos es que desarrolles tu actividad en el territorio del dominio elegido o que la página web esté en una de las lenguas oficiales del territorio (español, catalán, euskera o gallego respectivamente, en el caso de los dominios mencionados).

Esto es bastante sencillo de cumplir ya que si por ejemplo, tu objetivo es vender piruletas en Madrid, lo lógico sería que la página web estuviera en español y no en ruso o, dado que tus clientes serán residentes en Madrid, tu actividad ya estará en Madrid.

Las ventajas a nivel de posicionamiento SEO de los dominios locales son notorias ya que los buscadores tienen en cuenta la ubicación física de la dirección IP del dispositivo desde el que un usuario realiza una búsqueda, y le muestra de forma preferente las páginas web que cumplen con los parámetros de la búsqueda y que además están más cercanas a su posición.

Este es un ejemplo de cómo Google tiene en cuenta tu localización.

De esa forma, en una hipotética situación de igualdad de condiciones de optimización SEO de varias páginas web, si alguien realiza una búsqueda sobre piruletas desde Pontevedra, se mostrarían primero las que tengan extensiones de dominio territoriales .gal, después las páginas .es y por último las paginas con dominios .com.

Además, de cara a principios de 2015 se comenzarán a liberar nuevas extensiones de dominios territoriales más localizados como son los .madrid o .barcelona, con las posibilidades locales que ello aporta. Si quieres, puedes reservar ya tu dominio local en 1&1.

Dominios temáticos o por actividad

Además de los dominios vinculados a un territorio en concreto, también se ha comenzado el proceso de reserva de los registros para las nuevas extensiones de dominio por actividad. Algunos ejemplos de dominios temáticos que podrás reservar son .futbol, .hotel, .tienda, .abogado, etc.

Google Hummingbird es el algoritmo de posicionamiento de Google.

Google Hummingbird (Colibrí), el algoritmo de búsqueda y posicionamiento que utiliza Google, tendrá en cuenta estas nuevas extensiones de dominio temáticas y les dará la misma importancia que a las actuales palabras clave.

Es decir, que éste tipo de dominios serán mucho más fáciles de posicionar en las primeras posiciones del buscador que otros dominios genéricos.

Al igual que sucede en los dominios territoriales, las únicas exigencias serán que tu actividad coincida con el dominio temático.

Mismo nombre, varias extensiones.

Una vez establecidas tus prioridades y objetivos, ya puedes iniciar el registro o reserva de tu dominio en un registrador de dominios acreditado como 1&1.

Aquí te mostramos, paso a paso, cómo hacer todo el proceso de registro.

Durante este proceso, es posible que te encuentres que el dominio de tu marca ya ha sido registrado con una determinada extensión, pero está disponible con otras extensiones locales. En esos casos, y siempre que sea posible, te recomendamos no reservar ese dominio y buscar nombres o combinaciones alternativas. De ese modo evitarás posibles disputas legales por la utilización indebida de la marca, además de los problemas de posicionamiento que podrías sufrir.

Asimismo, te recomendamos encarecidamente que, si encuentras disponibles varias extensiones adecuadas para tu dominio, las registres.

Con ello no sólo proteges tu marca ante situaciones como la que acabamos de mencionar, sino que también estarás adquiriendo las herramientas necesarias para posicionarte mejor tanto a nivel mundial, como a nivel local o por actividad.

Mejor dominios a largo plazo.

A Google le gusta la estabilidad y la constancia. Por eso, presta más atención y posiciona mejor a los dominios que llevan mucho tiempo activos o a los que demuestran más estabilidad.

Una forma de demostrarle a Google que tu proyecto va en serio y te tenga en buena consideración, es reservando tu dominio por varios años, en lugar de hacer renovaciones de dominio anuales.

Puedes ampliar este periodo de renovación durante el proceso de registro de tu dominio.

Como ya hemos dicho, el posicionamiento SEO es una consecución de pequeños detalles y cada uno de ellos marca la diferencia.